ACTUALIDAD

lunes, 15 de agosto de 2016

ASUNCIÓN DE LA VIRGEN MARÍA

La Dormición de Santa María (catedral de Valencia)
“Aleluya, aleluya. Hoy es la Asunción de María: se alegra el ejército de los ángeles. Aleluya”. Celebramos con toda la Iglesia la glorificación de María, preludio también de la de todos los redimidos por Jesucristo.
María es aquella Mujer prometida en el Paraíso para aplastar la cabeza del enemigo de la Humanidad (Cfr Gen 3,15); la Mujer que en las bodas de Caná intercede ante Jesús para remediar las necesidades de los hombres (Cfr Jn 2,1-11); la Mujer que en el Calvario nos entregó Jesucristo como Madre (Cfr Jn 19,26). 
Y que reúne en torno suyo a sus hijos para orar, preparando así la venida del Espíritu Santo (Cfr Act 1,14); la Mujer del Apocalipsis, vestida de sol, la luna a sus pies y una diadema de doce estrellas en su cabeza, que defiende la vida cristiana amenazada por el dragón infernal (Ap 12,1). María es la virgen que concebirá un hijo que se llamará Enmanuel: Dios con nosotros (Cfr Is 7,14), y que, cuarenta días después de resucitado, entrará en el Cielo. Ella ha introducido lo humano en el Reino de los Cielos. Ella misma será llevada en cuerpo y alma a los Cielos. Es lo que celebramos hoy.

“Convenía -enseña S. Juan Damasceno- que aquella que en el parto había conservado intacta su virginidad, conservara también su cuerpo después de la muerte libre de la corruptibilidad. Convenía que aquella que había llevado al Creador como un niño en su seno tuviera después su mansión en el cielo. Convenía que la esposa que el Padre había desposado habitara en el tálamo celestial... Convenía que la Madre de Dios poseyera lo mismo que su Hijo y que fuera venerada por toda criatura”. Esta enseñanza que recoge el sentir de la Tradición, tiene un eco en el Prefacio de la Misa de hoy: “Con razón no quisiste, Señor, que conociera la corrupción del sepulcro la mujer que, por obra del Espíritu, concibió en su seno al autor de la vida, Jesucristo, Hijo tuyo y Señor nuestro”.
Jesús había dicho a los suyos: “En la casa de mi Padre hay mucho sitio..., cuando me vaya y os haya preparado un lugar, de nuevo vendré y os llevaré conmigo, para que donde Yo estoy, estéis también vosotros” (Jn 14,2-3). Cristo se lleva a su Madre a ese sitio, porque Ella “se consagró totalmente como esclava del Señor a la persona y a la obra de su Hijo, sirviendo con diligencia al misterio de la redención con Él y bajo Él, con la gracia de Dios omnipotente” (L. G. ,56).
Hoy es un día para que brote espontáneo del corazón una encendida alabanza a María que sea, al mismo tiempo, expresión de nuestra gratitud y alegría. “¡Salve, María! Pronuncio con inmenso amor y reverencia estas palabras, tan sencillas y a la vez tan maravillosas. Nadie podrá saludarte nunca de un modo más estupendo que como lo hizo un día el Arcángel en el momento de la Anunciación. Ave, Maria, gratia plena, Dominus tecum. Repito estas palabras que tantos corazones guardan y que tantos labios pronuncian en todo el mundo... Son las palabras con las que Dios mismo, a través de su mensajero, te ha saludado a Ti” (Juan Pablo II).

No hay comentarios:

Publicar un comentario